Categoría: Destacadas

aniel es un niño de 12 años de edad acude a Alcohólicos Anónimos para dejar el alcohol y las drogas, mismas que consumió por primera vez a los 10 años de edad en una fiesta familiar.

"A los 10 empecé a tomar en una posada. Había puerco, vino, cerveza, todo. Yo me las empecé a robar, cervezas, vino; me puse bien borracho, me puse hasta no saber de mí, me tiré al suelo y a vomitar; de ahí me fui a seguirle a otro lado", comentó.

En su segunda borrachera, el menor que habita en Aguascalientes, decidió probar “cosas más fuertes”.

"El alcohol me llevó a tomar cosas, que me debería de hacer de cosas que me iba arrepentir, cosas que no debería, como anda un chavo así de droga y todo eso", relató.

A partir de ese momento, cada fin de semana se dedicó a tomar “lo que se le pusiera enfrente”. El menor abandonó la escuela primaria cuando cursaba el cuarto grado de primaria.

"Yo trabajo, me salí del estudio, porque el director, como estaba sin hacer nada, me ponía reportes y dije ‘na’, mejor me salgo", agregó.

Para evitar que su mamá se diera cuenta que llegaba tomado se encerraba en su cuarto.

"Pensaban que iba a llegar temprano y me bajaban la cortina con puerta puesta y llegaba le cerraba y vámonos a mi cama, porque si no me van a regañar", dijo.

.