Gran cantidad de desaparecidos y localidades prácticamente inexistentes fueron las consecuencias del terremoto de apenas treinta segundos que sacudió a Italia

Son al menos 124 los muertos que ha dejado el terremoto de 6 grados en la escala Ritcher que asoló algunas de las localidades del centro de Italia, pero el número sigue ascendiendo cada hora debido a las decenas de personas que siguen bajo los escombros.

El último dato lo comunicó a la televisión pública italiana RAI el jefe de la Protección Civil Italiana, Fabrizio Curcio, actualizando con la recuperación de otros cuatro fallecidos.

Algunas horas antes, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, informó sobre la muerte de “al menos 120 personas” y de 368 personas heridas tras el terremoto.

"Italia es hoy una familia golpeada, pero que no se detiene”, dijo Renzi, durante una comparecencia desde Rieti donde acudió para seguir la emergencia.

Explicó que ya desde mañana se reunirá el Consejo de ministros para adoptar las primeras decisiones para ayudar a los territorios y aseguró que la emergencia tendrá que ser gestionada en un largo periodo y deseó “que todos estén a la altura de este desafío”.

Renzi detalló que de los fallecidos. 86 se produjeron en la región de Lazio, entre ellas Amatrice la más afectada por el sismo mientras que 34 se contabilizaron en los municipios de la región de Las Marcas.

Los cuatro nuevos cuerpos se encontraron en Amatrice y en Pescara de Tronto.

Los pocos segundos que duró el terremoto sirvieron para hacer desaparecer prácticamente varias localidades de las provincias de Rieti y de Ascoli Piceno, situadas bajo la cordillera de los Apeninos y a pocos kilómetros de L’Aquila, donde en 2009 se produjo el terremoto que causó más de 200 muertos.

Renzi explicó que este número está destinado a subir inevitablemente ya que hay decenas de desaparecidos y especifico que es muy difícil saber el número de personas que pueden seguir bajo los escombros ya que estas poblaciones se llenan en verano de turistas.

La tierra tembló en la madrugada con epicentro en la población de Accumoli, en la provincia de Rieti, y duró unos 30 segundos, según los datos del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia.

Otro de los pueblos que prácticamente desapareció es Accumoli, a unos kilómetros de Amatrice, y el alcalde Stefano Petrucci aseguró que la localidad fue devastada y que casi todas las casas se derrumbaron y las que siguen en pie están fuertemente dañadas.

"Necesitamos de todo. Se perdió todo, no tenemos nada”, fue el lamento de Petrucci.

Pasadas más de las diecisiete horas del terremoto, los equipos de rescate siguen excavando en busca de supervivientes tanto en Amatrice, Accumoli y Arquata, los tres pueblos más afectados y agentes del cuerpo de Bomberos aseguraron que se seguirá buscando sobrevivientes mientras lo permitan las condiciones.

Una niña de diez años fue rescatada con vida y en buenas condiciones después de que pasar más de 16 horas bajo los escombros de una casa completamente destrozada en Pescara de Tronto.

Aunque uno de los problemas es que tras el terremoto se produjeron numerosas replicas, algunas cercanas a los cinco grados en la escala de Ritcher, por lo que existe el temor de que se produzcan nuevos derrumbes durante las tareas de rescate.

La atención ahora de Protección Civil, que coordina las tareas de rescate y de ayuda, es también alojar a las miles de personas que se han quedado sin hogar.

El problema según los alcaldes de las localidades afectadas en cuantificar las personas que necesitaran ayuda, ya que son pueblos en los que aumenta la población en la época de verano.

Según Protección Civil, se instalaron cuatro campos con tiendas, cocina y baños en varios puntos de la zona con una capacidad cada uno de 250 personas.

Se espera que más de 800 personas, sobre todo especialistas, sean destinadas durante la jornada para trabajar en las labores de emergencia, según las autoridades.

Por el momento el gobierno italiano destino 234 millones de euros para la emergencia inmediata, según informó hoy el Ministerio de Economía y finanzas en un comunicado, pero además activo numerosos números para recoger dinero para apoyo a Protección Civil.

Por su parte, la Asociación Bancaria Italiana expresó su solidaridad con las víctimas y anunció que está sensibilizando a los bancos para que permitan a los residentes de las áreas golpeadas suspender las tasas hipotecarias de los inmuebles que hayan sufrido daños, aunque sea de forma parcial.

.